Viaje a Lanzarote (III): Famara, Haría y mirador del Río

Esta vez la ruta se fue para el norte, pusimos rumbo hacia la playa de Famara, una playa quilométrica (2.800 metros) ubicada en una costa acantilada, al pie del Risco de Famara. De arena blanca, mucho viento y peligrosa por sus corrientes marinas. Además tiene una especie de dunas pequeñas que se llaman médanos.

Vista aérea de la playa de Famara

De hecho cuando llegamos había bandera roja, cosa que no aprovecharon los surfistas para practicar su deporte favorito. Dicen que es la mejor playa de Lanzarote cuando no sopla el viento norte.

Médanos en la playa de Famara

Playa de Famara junto al Risco de Famara (al fondo)

Caleta de Famara

Panorámica de la playa

...y otra más de regalo

La intención era quedarse en esta playa toda la mañana pero viendo el viento que hacía cambiamos los planes y nos dirigimos hacia Haría. Un oasis en medio del desierto.

El camino para llegar a Haría es muy paisajístico, subes a puntos elevados de la isla donde puedes ver la costa este desde un lugar privilegiado. De repente, siguiendo una carretera serpenteante, el paisaje cambia completamente y te encuentras con el Valle de las Diez Mil Palmeras, habíamos llegado a Haría.

Coste este de Lanzarote

Si bien la vegetación de Lanzarote es más bien desértica, al llegar a Haría te encuentras con un fértil valle; cualidad adquirida por la disposición de los valles que la rodean, que hacen que las lluvias sean mayores que en parte de la isla.

Haría y el Valle de las Diez Mil Palmeras

Desde Haría

Nos encontramos con un singular paisaje ordenado de casas blancas y palmeras. Como no, aprovechamos para tomarnos un aperitivo canario en la plaza del pueblo, la de León y Castillo.

Papas arrugás con mojo y queso canario, y la Tropi que no falte!

Después de recuperar fuerzas pusimos rumbo hacia el pueblo de Yé, para tomar un desvío hacia el mirador del Río, lugar privilegiado desde donde ver una de las islas del Archipiélago Chinijo, la Graciosa.

Zona del Río, la Graciosa y en el risco, se encuentra el mirador (derecha)

La Graciosa entrecubierta, el Río y en primer término las salinas

El Archipiélago Chinijo lo forman las islas de la Graciosa, la Alegranza, Montaña Clara y Roque del Oeste. El Río es el brazo de agua que separa la isla de la Graciosa con Lanzarote.

Caleta del Sebo, la Graciosa

No llegamos al mirador, porque cuanto más subías más nubes te encontrabas que dificultaban la visibilidad de la Graciosa, y además no era plan de pagar la entrada par no ver nada. Así que dejamos el coche por los alrededores y pudimos ver lo mismo, desde una cota más baja y con menos nubes de por medio.

Aguas cristalinas en el Río

La Graciosa desde el risco

El risco con mayor magnitud

La Graciosa

Desde ese punto privilegiado pudimos ver la Graciosa, el Río y las salinas del Río, de un color rosado que se lo da un crustáceo llamado artemia salina.

Salinas del río

Ah! Por cierto, no os he presentado a mis compañeros de viaje!

Suso, Sara, Silvia y el de la lengua soy yo; o lo que es lo mismo "Tres canarios y un catalán"

Más info | Famara, Haría, Archipiélago Chinijo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s